Etiquetas

,

img_0049

Hace ya un mes que la empresa espinosiega RALLASA, ejecutó en Sobrepeña, una ampliación de la red de saneamiento.  Irresponsablemente, ha dejado el acceso a la Iglesia peor que mal, el suelo muy irregular y con excesiva pendiente en el tramo donde anteriormente había escaleras.

Daba vergüenza propia y ajena, el pasado domingo 12 de febrero, lloviendo, cómo subíamos por el barrizal haciendo equilibrios, para llegar a la Iglesia, las personas de Valdebodres que asistimos a la celebración religiosa.

El Ayuntamiento de Sotoscueva, como obra suya, se debería haber preocupado por cómo quedaba el acceso a la Iglesia; y haber exigido a RALLASA, por ejemplo, que extendiese una capa de arena para evitar el barro.

Anuncios