Etiquetas

,

unodostrescuato

Todo apunta que este año, tampoco. Por tercer año consecutivo, desde su recuperación, los pueblos de Valdebodres no convocarán a Romería en su Ermita.

De quienes tendría que partir la iniciativa, no se puede esperar nada: ni quieren, ni saben. Ninguno participó en la reivindicación de su restauración, ni demostró sensibilidad alguna entonces o después. Muy al contrario, algunos de ellos se mostraron muy diligentes en “utilizar” la celebración cuando estaba cuajando, para saldar otras cuentas; y a continuación hundirla.

Nadie ve ya las zarzas y maleza en general, en su pertinaz abrazo a la Ermita; ni tampoco la cerradura reventada. Pero si se coloca un cartel invitando a constituir una asociación cultural, éste desaparece en quince días.

En esas estamos aún en Valdebodres, poca unión por exceso de “pueblitis“, ninguna conciencia sobre como fue la historia de este valle, y con pocos mimbres para unir.

Anuncios