Etiquetas

,

foto3

Las Pedanías de Cogullos y Sobrepeña podían haber sido disueltas por la Junta de Castilla y León, antes de la convocatoria de las últimas elecciones, en aplicación de una Ley del máximo rango, una Ley Orgánica.  Ciertamente, la ley se debe cumplir siempre; pero en este caso no puedo menos que alegrarme que la Junta de Castilla y León, no lo hiciese. Y no lo hizo probablemente, además de por no estar de acuerdo con la “ocurrencia” de Montoro, por el destacable movimiento en defensa de las Pedanías que había surgido en la provincia de León.

Pasadas las elecciones locales, para Cogullos ya no hay vuelta a atrás, al haber elegido Alcalde Pedáneo hasta mayo de 2019. BIEN.

Otra historia, es Sobrepeña; única Pedanía de Sotoscueva donde no se presentó ninguna candidatura para Alcalde Pedáneo.  Y no es cierto, pese a un padrón muy menguado, que no haya personas interesadas en que las cosas estén y funcionen como hasta hace una década, cuando era una referencia en todo el entorno.

El asunto que empantana todo, es un suelo urbano público ocupado por un particular, que la Junta Vecinal (ya en funciones desde el 24 de mayo) se ha negado, hasta por escrito a reconocerlo, y a recuperarlo por imperativo legal que es. Y como consecuencia, una casa sigue sin saneamiento aún (desde 2003), con una parcela colindante sin acceso.  Y el propietario perjudicado, ejerciendo sus derechos legales, ha pedido justicia.

Sólo queda esperar que cuanto antes la verdad histórica y legal (el plano urbano vigente) prevalezca, que no se lleve por delante a la Pedanía, y el pueblo pueda comenzar a recuperarse de este mal sueño.

Anuncios